Parte C: LECTURA

Ricitos de Oro era una niña muy traviesa. Un día entró en el bosque y encontró una casa que pertenecía a una familia de osos. En este cuento, aprendemos el valor de respetar la propiedad de otros, y no meterse donde uno no es bienvenido. A lo largo del cuento, se pueden identificar diversos usos del pretérito e imperfecto que realizan la narración y comunican la historia a los lectores.

Lectura con The Spanish Experiment

 

¡Tengo hambre!